Fallecimiento del Ing. Agr. Prof. Enrique Marchesi

 
Marchesi web
 
El sábado 27 de febrero falleció Enrique Marchesi, «el Quique». Escribo estas líneas por sentir la necesidad de reconocer lo que significó para la agronomía, para el desarrollo personal, y por haber recibido el honor de que la primera generación de estudiantes que lo tuvo como docente en la EEMAC, la Pay69, el Director de la EEMAC y el Sr. Decano me invitaran a hacerlo.
 
Ingresó como docente en la Cátedra de Edafología de la Facultad de Agronomía–Udelar en 1967 y se fue en 1972. 
 
Fue docente en la EEMAC, donde se instaló en 1969 como profesor de Producción Vegetal, al regreso de sus estudios de Maestría en Iowa, EEUU.
 
Investigó y formó estudiantes en temas relacionados al manejo de suelos, su conservación y en tecnologías de producción de cultivos.
 
Sus estudiantes lo recuerdan como uno de los mejores docentes, riguroso en la discusión de la información y exigente, pero uno más en la clase (Eduardo Errea en la sesión del Consejo del 1/3/21).
 
Marchesi AUSID 
 
Por las características de su investigación, si bien cuantificó sus resultados en kg/ha de trigo, entiendo que sus mayores aportes estuvieron en las innovaciones desarrolladas para la conservación del suelo en sistemas de producción con agricultura, generando propuestas tecnológicas de referencia en conservación de suelos a impulsar a nivel nacional. Curvas a nivel, fajas y desagües empastados, manejo de rastrojos, dirección e inversión de las labranzas, se tradujeron en «campos dibujados», pasando a ser un requisito para acceder a créditos ofrecidos por el BROU para la siembra de cultivos, cuando el manejo del suelo incluía la labranza. Para varias generaciones de Ings. Agrs. esto se tradujo en el primer trabajo profesional.
 
Quienes no fuimos sus alumnos directos, lo fuimos estudiando sus aportes. Los suelos del Uruguay, Capítulo sobre Rotaciones y laboreo en El trigo en el Uruguay, temas sobre manejo de suelos en los últimos tomos del curso de Fertilidady Fertilizantes.
 
Las generaciones de las décadas de los 70 y primera mitad de los 80, tuvimos sus clases abiertas en «La Sorpresa», a donde los docentes de Edafología nos llevaban de excursión. No sólo lo conocimos allí «como docente», sino que vimos en el campo la aplicación práctica de su prédica. Las laderas de Bequeló dibujadas para conservar el suelo con fajas empastadas paralelas «cerradas con escaleras» que hacían posible su implementación.
 
Foto 1 Marchesi Foto F. García Préchac Orig 
 Foto tomada de Fernando García-Préchac. Cangüé 23
 
Su principal desvelo fue la conservación del suelo, lo que lo llevó del arado a ser socio fundador de la Asociación Uruguaya pro Siembra Directa (AUSID) en 1991. Se transformó en un activo promotor de sistemas de producción sin labranza, adaptando la tecnología a las condiciones de producción de Uruguay. En La Sorpresa, con la participación de varios investigadores de Facultad de Agronomía e INIA, instaló lo que fue uno de los primeros experimentos de largo plazo en siembra directa. Como era de esperar, rotaciones con pasturas (alfalfa) y manejo de rastrojos formaron parte de los tratamientos. Había que demostrar y mostrar que la siembra sin labranza sin manejo de rastrojos no es una tecnología válida. «Sembrar directo no es los mismo que siembra directa», pregonaba. Siempre puso el énfasis en que «el objetivo no es aumentar los rendimientos, ni producir más barato, es lograr no perder productividad con el tiempo como consecuencia de la erosión, la pérdida de materia orgánica y propiedades funcionales asociadas».
 
AUSID y Fagro se transformaron en una sociedad fecunda, que lo tuvo como protagonista por su preocupación por transformar el conocimiento en tecnologías y acercar los problemas de la producción a la investigación. En esa estrategia fue generoso con quienes estábamos casi empezando, y en tiempos en los que la Facultad trataba de reinsertarse como protagonista en el medio productivo. En toda actividad de difusión de la AUSID había docentes de Facultad invitados; en toda oportunidad de elaborar proyectos de investigación conjuntos estuvimos participando, tanto desde el grupo de docentes de producción y protección vegetal de la EEMAC como desde el Departamento de Suelos y Aguas.  Casi seguro de que no se dio cuenta del espaldarazo que implicó para nosotros que AUSID aceptara realizar en la EEMAC la 8ª Jornada Nacional de Siembra Directa, organizada de manera conjunta con la AUSID.
 
Se lo puede recordar por muchas de sus facetas personales, prefiero hacerlo por el compromiso con el logro de los objetivos planteados y el énfasis puesto en que los resultados de la investigación, «además de interesantes, sean útiles para la sociedad». Su actividad en la AUSID tuvo este objetivo como foco.
 
Si bien su desaparición física se traduce en dolor para familiares y allegados, hay que despedirlo aplaudiendo por lo realizado.
 
Oswaldo Ernst
 
Foto 2 Marchesi Foto Unidad Difusión orig
 
 
 
Visto: 2328 Última actualización: Lunes, 22 Marzo 2021